fbpx

“No es fácil ser superior a todos los que conozco”. – Anónimo

Muchas personas tienen rasgos de personalidad patológicos, y esto se identifica porque generalmente tienen problemas en las diversas áreas de su vida. El Manual diagnóstico y estadístico DSM-5 define el trastorno de personalidad narcisista como un patrón dominante de grandeza (en la fantasía o en el comportamiento), necesidad de admiración y falta de empatía, que comienza en las primeras etapas de la vida adulta y se presenta en diversos contextos. Son personas que creen que son superiores a los demás y tienen poca consideración por los sentimientos de los demás. Pero detrás de esta máscara de mega confianza se encuentra una frágil autoestima, vulnerable a la más mínima crítica.

La relación con una persona narcisista es una forma de adicción y dependencia psicológica, donde el narcisista requiere (exige) importancia constante, un “tratamiento especial”, validación y / o apaciguamiento para sentirse bien consigo mismo. Este insaciable deseo de “ponerse en un pedestal” explica en gran medida el sentido de presunción, derecho y autoabsorción del narcisista.

Muchas personas narcisistas encuentran o crean deliberadamente escenarios en los que pueden recibir atención con regularidad y la sensación de infalibilidad. También apuntan deliberadamente a las relaciones con individuos (víctimas) que son propensos a sus encantos iniciales, crédulos a su manipulación y vulnerables a su explotación. En casa o en el trabajo, en formas grandes y pequeñas, el narcisista anhela una constante veneración de su ego. Dependen desesperadamente de este “suministro” para compensar su vacío interior y aliviar su frágil autoestima.

A continuación se presentan siete roles que los narcisistas a menudo realizan para recibir un flujo regular de suministros narcisistas. Si bien algunas personas pueden involucrarse en uno de los siguientes comportamientos en ocasiones, lo que puede no ser un problema importante, un narcisista crónico habitualmente vivirá en uno o más de los siguientes roles de manera regular, para sentirse adecuado con respecto a sí mismo. .

 

  1. Él lo sabe todo

Los narcisistas pueden posicionarse en el hogar, en el trabajo o en situaciones sociales en las que se presentan a sí mismos como el “sábelo todo” o “experto”, marginando, corrigiendo e invalidando constantemente el punto de vista de los demás. Los narcisistas que lo saben todo son también frecuentes acumuladores de conversación e interrupciones. En particular, incluso cuando no están criticando o corrigiendo sus puntos de vista, pueden escuchar brevemente y luego volver a lo que estaban hablando, como si lo que dijera no importara en absoluto.

 

  1. El controlador dominante

La persona narcisista puede apuntar y posicionarse en relaciones personales o profesionales con aquellos que les permiten dominar, juzgar o criticar de manera regular. El narcisista se siente lleno de sí mismo al controlar y someter a los demás. Una variación de este tipo de dominación social es el narcisista que recibe su suministro al “rescatar” a los demás, proclamándose así como el “salvador indispensable”.

 

  1. El coleccionista de méritos

Algunas personas narcisistas seleccionan intencionadamente los esfuerzos profesionales donde pueden ser admirados y / o temidos. En este caso, una razón importante para la elección del narcisista es, simplemente, ser “superior”, “importante” y “especial”, en lugar de desear hacer una contribución para el bien mayor.

 

  1. El violador de límites

La persona narcisista puede usar regularmente su encanto, persuasión o coacción para presionar a las personas para que les den lo que quieren, incluso cuando es claramente unilateral y poco razonable. A algunos les gusta especialmente manipular a otros para que renuncien a sus límites. Aquí, la oferta narcisista se basa en que otros sucumben a la influencia explotadora de ellos, que consideran “ganadora” y afirmadora del ego. Muchos narcisistas patológicos no se relacionan, usan.

 

  1. El grandioso

Algunos se involucran constantemente en presumir, jactarse de estatus o presumir sobre cuán grandes y maravillosas son sus vidas, con la esperanza de recibir elogios, reconocimiento y atención de los demás. Quieren a propósito que otros tengan envidia de lo que tienen, para sentirse mejor con ellos mismos.

 

  1. El Difícil

Ciertos narcisistas son deliberadamente y persistentemente difíciles, poco cooperativos y confrontativos, incluso cuando es claramente irrazonable e innecesario serlo. Aquí, el suministro narcisista es el poder percibido que proviene de ser temido. Desde el punto de vista tóxico y distorsionado del narcisista, es mejor ser “una china en el zapato” de los demás que ser un don nadie.

En algunos casos, aunque el narcisista no se dé cuenta, hacerse difícil de manera subconsciente confirma el propio odio interior del narcisista: que no merece ser amado y aceptado, y no tiene lo necesario para entablar relaciones positivas y saludables.

 

  1. La vida a través de los demás

Algunos narcisistas viven a través de otros con la esperanza de aumentar su propia autoestima, o de cumplir indirectamente sus propias fantasías y sueños no realizados. La oferta narcisista proviene de disfrutar de la gloria reflejada de aquellos a quienes aprovechan y explotan.

El patrón común de todos los rasgos anteriores es que el narcisista depende de un flujo regular de suministro narcisista para sostener su autoimagen superficial, egocéntrica y engreída . Aquellos en relación con el narcisista son simplemente utilizados como extensiones de las necesidades de autoservicio del narcisista. Sin embargo, en el fondo, la mayoría de los narcisistas se sienten como el “patito feo”, incluso si dolorosamente no quieren admitirlo.

 

¿Puede un narcisista cambiar para mejor? Quizás. Pero solo si él o ella es muy consciente y está dispuesto a pasar por el valiente proceso de autodescubrimiento. Para los narcisistas que ya no están dispuestos a jugar la farsa a costa de relaciones genuinas y credibilidad, hay maneras de liberarse de la falsedad y avanzar progresivamente hacia el Ser Superior. Para aquellos que viven o trabajan con narcisistas, la percepción y la comunicación asertiva son indispensables para establecer relaciones sanas y de respeto mutuo.

Abrir chat